Sexualidad
Al dente Cocina y Humor

Exitación

Ésta puede durar horas o sólo unos minutos. Muchos como adolescentes han tratado de persuadir a su cita que estando excitados y que necesitan tener un orgasmo para liberar la presión. Pero no hay peligro de explotar en una fase de excitación prolongada, excepto que quizá es un poco incómodo. En los hombres, puede haber un incremento en la tensión muscular, rubor de la piel, erección de los pezones, y desde ya erección del pene. Aunque usted podría no advertirlo, sus testículos se hinchan, su escroto se tensiona, y por su pene comienza a fluir un líquido lubricante que está concebido para lubricar el movimiento del prepucio sobre el glande: este es el líquido conocido como "pre-eyaculación", y puede ser un excitante estimulante sexual por derecho propio.
La erección se produce cuando el cerebro envía un mensaje hacia las células nerviosas del pene y estimula la liberación de óxido nítrico, una sustancia química que dilata los vasos que suministran la sangre al pene. Como resultado, las cámaras centrales del tejido esponjoso en el pene (los cuerpos cavernosos) se llenan con sangre, lo que a su vez comprime las venas que permiten a la sangre abandonar el pene. El flujo aumentado de sangre a las cámaras del pene no puede escaparse, lo que causa que el tejido esponjoso en el medio del pene se hinche aún más y hace que el pene se vuelva un palo rígido.

Si usted está en la mediana edad o mayor, quizá ligeramente menos firme que alguna vez, está bien en la fase de excitación. Esta puede durar mucho tiempo, aunque es probable que un hombre excitado pero que no llega al clímax pierda su erección después de un tiempo. En la literatura a esta fase se la conoce como meseta, y se considera que dura tanto como continúe la excitación sexual y no ocurra el orgasmo. En algunos hombres, particularmente los jóvenes, es posible que la excitación se vuelva tan intensa que una eyaculación espontánea toma lugar, en la cual el cuerpo, más bien inconvenientemente y quizás embarazosamente, causa espontáneamente la conclusión del proceso de excitación, sin mencionar una carga extra de lavado o limpieza a seco.

La fase de excitación puede ser una experiencia gratificante, porque durante esta fase su cerebro produce endorfinas naturales que son componentes del propio cuerpo parecidos a la morfina. Adicionalmente, desde ya, la sensación de una erección puede ser placentera, al presionar sobre las partes sensibles de la cabeza del pene. Cuanto más se prolonga la fase de excitación, más intenso será el orgasmo al acabar finalmente. En realidad vale la pena sacrificar el rápido placer (aunque sea intenso) de un rápido orgasmo por el mayor placer de uno logrado después de una excitación de una hora o dos. La razón para esto es que cuanto más prolongada sea la fase de excitación mayor es el volumen de líquido seminal que será eyaculado después, porque la próstata y otras glándulas del sistema reproductivo del varón tienen más tiempo para producir sus fluidos. Entonces, cuando toma lugar la eyaculación, el mayor volumen de fluido producirá contracciones más placenteras - así como una impresionante lluvia de eyaculación.


Más sobre sexualidad

Menú